Docentes del futuro… ¿Quiénes son?

Docentes del futuro... Colegio Cristiano Fares

Mucho escuchamos de “la educación del futuro”, de cómo los padres tienen despiertos otros intereses en cuanto a la academia de sus hijos.  Mucho se espera de la malla curricular de un futuro no muy lejano; se aclama incluir temas como liderazgo, nutrición, emprendimiento, entre otras líneas de interés, pero poco se habla de los docentes del futuro.

Idealizamos cómo serán los jóvenes del futuro, cuáles son esas carreras que se están gestando en la modernidad y que más temprano que tarde nacerán en una “nueva sociedad”.

Pero nos hemos preguntado: ¿Quién pondrá en marcha todo este plan de innovación y cambio?, ¿No son en las aulas donde ocurre la magia de la enseñanza y la formación de las generaciones futuras? ¿Están los docentes contemplados en este plan de cambio?

Sabemos que para tener un árbol grande y frondoso debemos en algún momento sembrar una semilla, plantarla con amor, cuidarla con paciencia, regarla y asegurarnos que nada le falte para su óptimo desarrollo.
 

Esto es lo mismo con la educación del futuro; queremos ver el árbol frondoso, el resultado final, enfocarnos en el fruto sin darnos cuenta que cada fruto tiene su semilla, y que, si queremos cosechar una generación formada con algunos atributos, esos atributos deben estar en la semilla que se desarrolla… esta semilla son los docentes.

«…La educación genuina va más allá de solo transmitir el conocimiento…»

No es suficiente con la inquietud de padres y con la adaptación de mallas, es necesario entender que necesitamos formar ese semillero de liderazgo en los maestros que pondrán en marcha y ejecución toda la revolución académica que transformará al mundo.

La educación genuina va más allá de solo transmitir el conocimiento, la enseñanza es real cuando el docente transmite su esencia y forma a un individuo integral incluyendo el ser.

Por esta razón cuando el maestro tiene tatuado en su alma la importancia y la razón del por qué es necesario evolucionar en la academia, transmitirá desde su esencia la motivación para acogerla y que esta evolucione de manera natural.

 

¿Cuáles son las características que forman parte del docente del futuro?

1. Ama aprender

El docente de cualquier tiempo y de cualquier generación ama aprender, porque para ser un excelente maestro se necesita ser aprendiz primeramente, no puedes transmitir pasión hacia un proceso cuando tú no lo sientes. 

El maestro está a lo largo de su carrera en un continuo proceso de aprendizaje, nunca acaba porque siempre hay algo en lo que podemos crecer. 

2. Es humilde: La verdad es absoluta, pero no la tiene en sus manos.

La verdad que está en sus manos es la que hasta lo momentos se ha descubierto, el universo de sabiduría es amplio como para creer que esa infinidad la posee un solo ser aparte de Dios; por eso, cada cuestionamiento no lo toma como un desafío a la autoridad sino como un desafío al saber, al investigar, acepta cada controversia como un reto de estudio y una oportunidad de crecer.

La verdad que está en sus manos es la que hasta lo momentos se ha descubierto, el universo de sabiduría es amplio como para creer que esa infinidad la posee un solo ser aparte de Dios; por eso, cada cuestionamiento no lo toma como un desafío a la autoridad sino como un desafío al saber, al investigar, acepta cada controversia como un reto de estudio y una oportunidad de crecer.

3.Innovación, es su segundo nombre.

El docente del futuro entiende que está en un proceso de evolución, y cambios constantes. Comprende los tiempos donde vive y no es ajeno a su entorno; los intereses de los chicos cambian, su enfoque, la necesidad de la sociedad, los métodos de enseñanza …por tal motivo más que resistirse al cambio y las diferentes propuestas que se plantean dentro del aula, él: ¡Propicia el cambio!

4 Globalización, lo entiende y aprovecha.

Entiende que no está formando a su alumno en un área del saber; si nos detenemos a pensar, gracias al internet la ventana de la información mundial está al acceso de un click, y aunque se pueda percibir por varios como una amenaza, el nuevo docente lo ve como una oportunidad de debatir, analizar, socializar, enseñar en la vida práctica y formar ciudadanos globales.

5. Es Versión 2.0.

Es impensable plantear una propuesta de educación del futuro dejando a un lado la tecnología; futuro y tecnología son casi sinónimos, sobre todo en un mundo post pandemia que empujó a su uso y desarrollo, dejando el legado de lo digital. 

Acepta la tecnología como un aliado A1 en la formación. Se esmera por buscar los últimos programas y apps de educación, usa las redes sociales a su favor, disfruta el uso de las herramientas ofimáticas, nunca faltan estos recursos en sus planeaciones.

6. Sabe que: El corazón lo es todo. 

No somos robots y tampoco educamos robots. No hay estrategias de enseñanzas, mallas, materias ni nada que pueda funcionar en un corazón desanimado, abatido, triste o preocupado. Tiene en sus ojos primeramente el corazón de su aprendiz, crea una relación horizontal con él, natural, reconoce cuando falla y aprenden juntos. Se preocupa porque las emociones se gestionen de manera óptima. Sabe que del corazón emana la vida, cuida el de su pupilo como precioso tesoro.

¿Será una exigencia muy alta para nuestros docentes este cambio?

Pueden caber muchas interrogantes válidas en este planteamiento, pero debemos dirigir esfuerzos en la formación de los nuevos profesionales de la pedagogía, la verdadera raíz, el origen… la nueva generación de docentes que reproducirán la nueva generación del futuro.

La Educación del futuro está en la educación del presente, donde estos valores y características se desarrollan en el ser del educador para que emerjan de manera natural, y no son programadas para cumplirse rígidamente y tratar de encajar en un rompecabezas donde no es la pieza faltante, menos para llenar de letras falsas una hoja de vida.

Empecemos por la reforma en el pensum de los licenciados en pedagogía, empecemos por darle la importancia que amerita esta loable profesión, empecemos por la didáctica en esta aula, empecemos por el corazón del docente que enciende el de su alumno, empecemos por el principio… ¡EMPECEMOS A FORMAR LOS DOCENTES EN EL AHORA PARA LOS PROFESIONALES DEL FUTURO!

 

Melissa Reyes
Fares

 

2 comentarios de “Docentes del futuro… ¿Quiénes son?

  1. Cindy Pineda dice:

    Muy buen articulo … así es fomentemos ese liderazgo a nuestros niños de enseñanza a los demás desde el respeto,el amor, la empatia hacia los demás..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.